Me Liberó

Se está tan familiarizado con la palabra LIBERTAD, que a menudo, no llegamos a darle ningún tipo de importancia; a pesar de que un número muy elevado de seres humanos, por desconocerla, ni la pueden disfrutar, ni pueden hacer uso de ella.

Podríamos considerar dos tipos de libertad: la física y la espiritual.

Los que están privados de libertad física son personas que tienen limitados sus movimientos y su espacio vital. Están separados y confinados en algún lugar, lejos de sus seres queridos y del mundo exterior. Cometieron un delito, y como condena, se les priva de libertad.

Porque de tal manera es un don tan preciado la libertad, que hasta la creación, según [versi]45 8:21[/versi] desea ser libre.

Los privados de libertad espiritual a pesar de que pueden moverse libremente y no están confinados en ningún lugar determinado, se sienten y están presos interiormente. Incluso suelen pasar desapercibidos al esforzarse en tener una apariencia externa de piedad entre los hermanos; generalmente, solamente ellos saben que están presos y que no pueden comunicarse con Dios.

No importa ni la educación, ni la cultura, ni tampoco la religión, para estar preso espiritualmente. Lo único que mantiene preso y separado del Señor, al hombre interior, aunque haya hecho profesión de fe, es el pecado. [versi]43 8:34[/versi]

Pero a diferencia de los presos físicos, que tienen que cumplir la condena impuesta para poder estar en paz con la sociedad y ser libres; los presos espirituales para ser libres, solo tienen que reconocer y confesar sus pecados ocultos, nunca antes confesados, delante del Señor Jesús, para que, justificados por Él, poder obtener así, la tan deseada libertad y la paz para con Dios. [versi]42 4:18[/versi]

Así que, si el Hijo os liberta,
Seréis verdaderamente libres. [versi]43 8:36[/versi].

!PIÉNSALO¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *