El Soplo de Dios

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
[versi]1 1:26-27[/versi]

Siempre me ha fascinado el relato que de la creación del hombre por Dios, encontramos en la Biblia.

Relato este que de nuevo y por al nacimiento de una nieta, he vuelto a leer y meditar en él.

Debido a que la mayoría de los familiares y amigos que venían para conocer al nuevo miembro de la familia, llegaban a la conclusión de que la recién nacida era el vivo retrato de su padre. Estos comentarios me hicieron reflexionar sobre lo ocurrido con el primer hombre. No había allí nadie que podía opinar a quien le parecía Adán, al abrir este sus ojos por primera vez, pero lo que sí dice la Biblia es que fue creado a imagen de Dios.

Así que no vamos a entrar en el aspecto físico de Adán, sino mas bien con toda sencillez y con muchas limitaciones, en el aspecto (dentro de lo cabe) espiritual.

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. [versi]1 2:7[/versi]

Menciona la Sagrada Escritura que Jehová sopló en la nariz de Adán, aliento de vida y partir de ahí fue un ser viviente, activando de esta manera todas y cada una de las células que el cuerpo de Adán albergaba (100 billones), dándole además una sabiduría y unos conocimientos especiales, (espirituales) para que pudiera cuidar y gobernar al completo, la creación de Dios. [versi]18 32:8[/versi]

De tal manera que el Señor le encomendó la tarea de dar según su criterio, nombre a todos los animales que Dios había creado.

Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán, para que viese como las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. [versi]1 2:19[/versi]

Aunque no solo se activó en Adán por medio del soplo de Dios, la materia (las células), sino que también se activó su espíritu para que pudiera tener una total y completa relación con su creador.

Relación que se sostenía a través de la obediencia que le debía el hombre (varón y hembra) a Dios. Y que llegado el momento por propia voluntad del hombre (varón y hembra) se quebró.

Comenzando a partir de entonces el declive espiritual (también el natural) del hombre.

No puedo imaginarme por mucho que me esfuerce el tipo de relación que había, antes de la caída, entre el primer hombre y su creador. Aunque parece ser que la confianza y la cordialidad era la norma habitual, debido a que la ausencia de cualquier tipo de temor del hombre hacia Dios era patente. La vergüenza y el miedo solo se manifestaron después de la caída.

Parece ser, que físicamente no hubo cambio alguno en Adán ni en Eva, el cambio que se produjo fue espiritual, aunque afectó profundamente a todo lo natural, [versi]1 3:14-19[/versi] debido a que con el soplo divino, lo espiritual debía sostener a lo físico o natural. No habiendo soplado Dios sobre ningún otro ser creado por Él. Solo lo hizo sobre el hombre (varón y hembra.)

¿Qué contendría el soplo de Dios, para que a través de él se activara el espíritu en el hombre?

Tal vez, podamos comprender un poco más lo que recibió Adán por medio de ese soplo, viendo lo que les dijo e hizo el Señor Jesús, cuando resucitado se apareció a sus discípulos estando estos reunidos:

Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre así yo os envio.

Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. [versi]43 20:21-22[/versi]

Todos conocemos en que condición se encontraban los discípulos de Jesús, después de que su maestro fuera crucificado; eran hombres atemorizados que no se atrevían ni a reunirse libremente, por miedo a lo que les pudieran hacer.

Y que todo cambió para ellos y para toda la humanidad a partir de entonces, cuando obedeciendo la recomendación del Señor Jesús, una vez que este hubo soplado sobre ellos, permanecieron en Jerusalén esperando lo que el Señor les prometió.

…. recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. [versi]44 1:8[/versi]

Restableciéndose de nuevo por medio del soplo del Señor Jesucristo sobre sus discípulos (sobre el hombre), en primer lugar, la obediencia a su palabra, a la palabra de Dios. [versi]44 1:12[/versi]

Para que una vez dado este paso, el temor a lo que pudieran decir de ellos o hacerles, desapareciera. [versi]44 2:1[/versi], [versi]44 2:14[/versi] [versi]44 2:36-38[/versi]

Y que la sabiduría y la autoridad, destacara como señal inequívoca de haber estado (y estar) con el Señor Jesús. [versi]44 4:13-14[/versi]

Llegando humildemente a la conclusión, que todo lo que Adán recibió por medio del soplo de Dios y que posteriormente perdió, debido a su desobediencia y que repercutió en todos sus descendientes, (la humanidad) fue recuperado por Nuestro Señor Jesucristo, al llevar su obediencia a Dios, hasta la muerte en cruz. Y que al ser este la imagen del Dios invisible, [versi]51 1:15-20[/versi] al soplar sobre sus discípulos depositó en ellos, todo lo necesario para que como nueva creación, tomaran el gobierno en el Espíritu de la creación de Dios.

Gobierno (en el espíritu) que cada uno de los nacidos de nuevo, forma parte de él.

Porque: Si alguno está en Cristo nueva criatura es. [versi]47 5:17[/versi]

Que la Gloria sea siempre para nuestro Dios.

3 comentarios sobre “El Soplo de Dios

  1. Muchas gracias Pastor. Siempre acertado en sus artículos. Cada vez que leo algo suyo me invita a la reflexión y el escrutinio de la palabra del Señor. Jehová le bendiga a usted y a su familia.

  2. buenas noches me gozo leyendo a mis Dios y poder compartir para aprender de mis hermanos.que triste es ver como la gente no llegan al corazon d Dios xq el suyo mismo lo tienen vacio a causa del pecado alli en el eden.donde la imagen d Dios era los frutos que habia plantado en el hombre echo no creado.frutos que se marchitaron por causa del engaño a unos niños porque eso eran adan y eva Dios los hizo con la inocencia de no darse cuenta ni que estaban desnudos.de ai viene lo que menciona nuestro Dios ser como niños pero ya adultos en Dios en la forma de pensar.la paz y gozo de Dios colme los corazones de sus hijos.para q su palabra sea glorificada en nuestras vidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *