¡¡Que no te paren!!

Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos; y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo.  Porque ni aun sus hermanos creían en él. [versi]43 7:2-5[/versi]

No sé si en alguna ocasión nos hemos detenido a pensar que sentiría el Señor Jesús, al ver que no solo sus conciudadanos, [versi]40 13:54-58[/versi] sino que sus hermanos, tampoco creían en él.

Seguir leyendo


Herman@s que bendicen con su presencia

Durante una conversación informal que mantuvimos un reducido número de hermanos en la fe, uno de ellos,  José Luis,  nos compartió la necesidad  y lo bueno que es para los creyentes el congregarse. Y sobre todo,  congregarse para orar. Y al orar, orar en voz alta y comprensible,  para animar  a los demás.

Añadiendo, que no ya sólo orando nos animamos  y bendecimos unos a otros, sino que hay herman@s que con su sola  presencia animan y bendicen a otros.

Seguir leyendo


La Paciencia

Es la paciencia, según el diccionario, la capacidad que posee un sujeto, para tolerar, atravesar o soportar una determinada situación, sin experimentar nerviosismo ni perder la calma.

Según la Biblia, que no se aparta de la definición del diccionario, la paciencia,  es una de las “texturas o cualidades” del fruto del Espíritu. [versi]48 5:22-23[/versi]

Cualidad que nos ayuda, una vez asumidos el amor, el gozo  y la  paz  de Dios a sobrellevar todo aquello que nos parecía inasumible, cuando no conocíamos ni teníamos a Jesucristo como Salvador y Señor.

Seguir leyendo


Palabra para el 2017

Como cada año recibo una palabra profética para el año entrante. En este caso para el recién estrenado 2017.

Y como cada año la palabra profética no defiere en nada de la del anterior  año. En todas ellas y la largo de los años, no puede faltar, la prosperidad material, la abundancia de bienes, la conquista de las naciones, la restitución de lo robado por Satanás, la restauración nacional, las bendiciones prometidas, la recogida de la cosecha, el cumplimiento de lo decretado (por uno mismo) etc.

Seguir leyendo


Soportándonos los unos a los otros

Una de las peticiones más coreadas en el mundo evangélico es: “Padre, que seamos uno, para que el mundo crea”. [versi]43 17:20-21[/versi]

Pero hay algo que se nos escapa y que sin ello, la tan “anhelada” unidad  no vamos a poder conseguirla. Y se nos escapa porque pensamos  o mejor aún nos  gustaría, que la tan “deseada” unidad nos la facilitara el  Espíritu Santo,  sin aportar nada por nuestra parte.

Seguir leyendo