Guarda tu corazón.

 

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida. (Prov. 4:23)

Oí  decir, no hace mucho,  que el corazón es como un armario en el que guardamos a lo largo de nuestra vida,  infinidad de cosas; y entre ellas,  algunas  buenas y otras malas.  Cosas,  que llegado el momento de abrir  “el armario” nos sorprenden, porque ignorábamos  que aún permanecían en él.

Seguir leyendo


El Dios exclusivo.

 

 

Una vez que los israelitas ya libres de la esclavitud de Egipto,  alimentados milagrosamente en el desierto con maná, pan del cielo que no conocían y saciada su sed con el agua cristalina que brotó de la peña de Horeb, les  llega el momento de formalizar la relación que a partir de ese día iban a tener con el Dios de sus padres, el   Dios  de Abraham, el Dios de Isaac y  el Dios de Jacob. 

Seguir leyendo


El portarse varonilmente.

 

 

En el último capítulo de la primera de las epístolas que Pablo dirigió a los corintios, les recomienda (a los varones)  entre otras cosas, y a manera de despedida, que se porten varonilmente:

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. (1 Cort. 16:13)

Entendiendo (les dice) que a  dicha actitud, le debía  preceder convicción y  firmeza en la fe,   además de  trabajar la  voluntad (esforzarse) para llevar a cabo su recomendación;   porque pudiera ser que al sobrevenir de repente alguna   tentación, no se esté  tan firme como se cree.

Seguir leyendo


Dioses ajenos.

 

De regreso Jacob a su tierra, una vez cumplido su compromiso con Labán su tío, el Señor le recuerda a Jacob la promesa que en Bet-el  le hizo años atrás cuando huía de su hermano Esaú:

E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 

Seguir leyendo


Escuchen o dejen de escuchar.

 

 

Releyendo el libro del Ezequiel, me quedé de nuevo sorprendido con la familiaridad con que el Señor le habla al profeta Ezequiel. Familiaridad que pensando en lo bueno, hubiera querido para mí.

Aunque muy bien me podría aplicar lo dicho por el Señor a Ezequiel al enviarle  a exhortar a los israelitas; y no sólo yo, sino todos aquellos que comisionados por el Señor tienen la oportunidad de dar a conocer la Palabra de Dios a las gentes, la escuchen o la dejen de escuchar.

Seguir leyendo


Defendiendo las lentejas.

 

Tienen  las lentejas un gran valor nutritivo. Destacan por su aporte en cuanto a hidratos de carbono y proteínas, hierro, zinc, magnesio, sodio, potasio, selenio, calcio y vitaminas, especialmente del complejo B: como la B2, B3, B6, B9 (ácido fólico), vitamina A, vitamina E además de ser una buena fuente de fósforo, manganeso, y ácido fólico, sin perder de vista la fibra, importante para favorecer el tránsito intestinal y evitar estreñimiento. 

Seguir leyendo