Defendiendo las lentejas.

 

Tienen  las lentejas un gran valor nutritivo. Destacan por su aporte en cuanto a hidratos de carbono y proteínas, hierro, zinc, magnesio, sodio, potasio, selenio, calcio y vitaminas, especialmente del complejo B: como la B2, B3, B6, B9 (ácido fólico), vitamina A, vitamina E además de ser una buena fuente de fósforo, manganeso, y ácido fólico, sin perder de vista la fibra, importante para favorecer el tránsito intestinal y evitar estreñimiento. 

Seguir leyendo


Esposa te doy.

 

Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 

Seguir leyendo


Sabios de corazón.

 

Meditando en las instrucciones que el Señor le da a Moisés en el monte Sinaí, al llegar al punto al cual el Señor le indica a Moisés quienes iban a llevar a cabo todo lo que le estaba mostrando, me fijé en algo que anteriormente había pasado por alto. Tal vez el Señor quería  que ahora fuera mi momento. El momento de prestar atención a algo que le dijo a Moisés, y de rebote, que con toda humildad lo digo, me abrió los ojos.

Seguir leyendo


Hasta el fin.

 

 

Cuesta muchos sentarse delante de un papel en blanco (ahora delante de una pantalla de ordenador) e intentar plasmar no ya solo reflexiones, si no todo aquello que entiendes puede ser útil a todos los que de una manera u otra han conocido al Señor.

Sobre todo para tratar de explicar los motivos que alegan  algunos para alejarse de la iglesia, a pesar de que   afirmen “que del Señor jamás” actitud no muy coherente, según la Palabra de Dios:

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 

Seguir leyendo


El secreto de tu nombre.

 

Uno de mis “muchos amigos” en  Facebook, encantado con lo que había descubierto, (yo no tanto)   me invitó hace unas fechas, a conocer el significado de mi nombre. Para ello debía visitar una página web que en concreto decía: TU PERSONALIDAD SEGÚN TU NOMBRE-DESCUBRE EL SECRETO DE TU NOMBRE.

Debía colocar mi nombre en un recuadro e inmediatamente, después de haber “hecho clic” y sin importar cultura, nacionalidad o estudios, obtendría la definición de mi personalidad.

Seguir leyendo