Dioses ajenos.

 

De regreso Jacob a su tierra, una vez cumplido su compromiso con Labán su tío, el Señor le recuerda a Jacob la promesa que en Bet-el  le hizo años atrás cuando huía de su hermano Esaú:

E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 

Seguir leyendo


Escuchen o dejen de escuchar.

 

 

Releyendo el libro del Ezequiel, me quedé de nuevo sorprendido con la familiaridad con que el Señor le habla al profeta Ezequiel. Familiaridad que pensando en lo bueno, hubiera querido para mí.

Aunque muy bien me podría aplicar lo dicho por el Señor a Ezequiel al enviarle  a exhortar a los israelitas; y no sólo yo, sino todos aquellos que comisionados por el Señor tienen la oportunidad de dar a conocer la Palabra de Dios a las gentes, la escuchen o la dejen de escuchar.

Seguir leyendo


Defendiendo las lentejas.

 

Tienen  las lentejas un gran valor nutritivo. Destacan por su aporte en cuanto a hidratos de carbono y proteínas, hierro, zinc, magnesio, sodio, potasio, selenio, calcio y vitaminas, especialmente del complejo B: como la B2, B3, B6, B9 (ácido fólico), vitamina A, vitamina E además de ser una buena fuente de fósforo, manganeso, y ácido fólico, sin perder de vista la fibra, importante para favorecer el tránsito intestinal y evitar estreñimiento. 

Seguir leyendo


Esposa te doy.

 

Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. 

Seguir leyendo


Sabios de corazón.

 

Meditando en las instrucciones que el Señor le da a Moisés en el monte Sinaí, al llegar al punto al cual el Señor le indica a Moisés quienes iban a llevar a cabo todo lo que le estaba mostrando, me fijé en algo que anteriormente había pasado por alto. Tal vez el Señor quería  que ahora fuera mi momento. El momento de prestar atención a algo que le dijo a Moisés, y de rebote, que con toda humildad lo digo, me abrió los ojos.

Seguir leyendo