Unos a otros, animaos.

 

 

Recomienda el apóstol Pablo a los creyentes de Tesalónica,  que sigan  animándose  y edificándose  unos a otros tal como lo estaban haciendo.

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis. (1 Tesa. 5:11)

Y lo recomienda, después de haberles recordado de qué manera fueron a ellos y como, con la ayuda y respaldo de Dios, les predicaron La Palabra para alcanzar a muchos de ellos. (Hechos, 17:1-9)

Debían, según san Pablo, seguir animándose y edificándose unos a otros para poder seguir alcanzando a otros muchos para el Reino de Dios. De ahí que san Pablo les diga  a los tesalonicenses que reconozcan y estimen a los que les presiden en la obra, porque el reconocimiento y la estima, además de animar, llenan de paz los corazones:

Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. (1 Tesa. 5:12-13)

Al igual que también les ruega que amonesten, alienten, sostengan y sean pacientes con todos,  es decir, unos con otros, debido a que en ocasiones necesitamos ser animados y en otras necesitamos animar:

También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. (1 Tesa. 5:14)

Pero resulta, que  al no tenerse  en cuenta las recomendaciones del apóstol Pablo, y como los verbos animar y edificar, deben conjugarse en presente, el animar  y edificar está cayendo en desuso.   En todo caso,  se han cambiado dichos términos por sus correspondientes antónimos.

Así que: El que anima, edifica. Y está haciendo una gran obra;  el que hace lo contrario, pues ya se sabe…..

 

¿Podrías pensar en ello?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *