El primer amor

 

 Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto: Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.  Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.  Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. (Apoc. 2:1-5)

Esta porción de La Palabra,  es parte del mensaje que le envió el Señor a la iglesia de Éfeso. Mensaje en la que después de enumerar “las cosas buenas de la iglesia” el Señor le dice que tiene algo en contra de ella: Había dejado su primer amor.

No se nos dice el porqué de tan tajante afirmación,  aunque  se puede intuir  que  fue la rutina la que le habría  llevado al tan señalado enfriamiento espiritual. Porque “mantenían  las formas” al hacer  buenas cosas,   pero sin el requerido amor  que se le debe al Señor.   (1 Cort. 13:1-3)

Porque el amor en Cristo, y sobre todo,  el primer amor,  es deseo de estar y agradar al  amado;  es fuego;  es entrega; es dar, sin esperar nada a cambio; es ruptura, con lo que nos quiera separar de lo amado  y  nunca, debería  dejar de ser. (Mateo, 22:37)

Y por eso, por lo que es el primer amor, en Éfeso,  lo echó en falta el Señor.

Así que  me pregunto, entendiendo que la respuesta sólo la tiene el Señor: ¿Podríamos (sin darnos cuenta)  haber dejado   el primer amor,  a pesar  de estar  ocupadísimos en la obra de Dios?

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios  (Apoc. 2:7)

 

¿Podrías pensar en ello?

 

 

Un comentario sobre “El primer amor

  1. Como siempre pastor Antonio, el Espíritu está en total sintonía con las necesidades de la iglesia y es que la Palabra es vi a y eficaz, gracias por ser ud. el ángel de su iglesia en que el Señor da el mensaje, ayer yo estaba estudiando estos mensajes del Señor a las 7 iglesias en el Apocalípsis, pero hoy mediante éste a Éfeso, veo que debemos meditar en ello, y eso rogar al Señor que da el crecimiento y yo me remito siempre a mi versículo preferido: Salmos 27, 4: una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré, que esté yo todos los días……….”y creo en parte por eso, no perder mi primer amor, para poder dejar la leche y comer vianda que es poder ser servidor agradable a Dios, con temor y reverencia, sabiendo que como decía el apóstol Pablo:”el que se cree firme cuide que no caiga” este alimento que recibimos de parte de Dios en sus mensajes, tiene olor grato y fragante, doy gracias a Dios y a Ud. porque mares me ha cruzado para enseñarme grandes cosas en esta comunidad cristiana,somos un solo pueblo con un sólo Dios su cuerpo en Cristo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *