Incredulidad, generación tras generación

Estando Juan el Bautista en prisión, el Señor Jesús dijo a los que habían desechado el mensaje de Juan:

¿A qué, pues, compararé los hombres de esta generación, y a que son semejantes?
Semejantes son a los muchachos sentados en la plaza, que dan voces unos a otros y dicen: Os tocamos flauta, y no bailasteis; os endechamos y no llorasteis.
Porque vino Juan el Bautista, que ni comía pan ni bebía vino, y decís: Demonio tiene.
Vino el Hijo del Hombre, que come y bebe, decís: Este es un hombre comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y de pecadores, (Lucas, 7: 31-34)

En verdad esta historia se repite, vez tras vez. Y se repite, porque la incredulidad, el espíritu de incredulidad, que lo hay, (2ª Cort. 4:3-4)    se agazapa detrás de murmuraciones, juicios y críticas que se les hacen, a los que vienen anunciando La Palabra de Dios.

A unos, de los que proclaman el evangelio del Reino, se les tilda de”mojigatos o raritos”, al vivir de manera distinta a como viven la mayoría de los que no conocen a Jesucristo; a otros, que también proclaman el evangelio, y que tienen el mismo Señor que los primeros, se les considera indignos de llevar el nombre de cristianos por hacer lo contrario que los primeros.

La cuestión es justificarse, y culpar siempre a los demás, para no creer en La Palabra de Dios.

¿Y nos va a impedir la incredulidad de algunos, a dejar de anunciar el evangelio? De ninguna manera, porque el Señor Jesús instó a sus discípulos a ir por todo el mundo anunciando el evangelio del Reino, a pesar de la incredulidad de los pocos o de los muchos:

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. (Marcos: 16:16-17)

Así que, no temas, habla y no calles. Porque es el tiempo. Tu tiempo. (Hechos, 18:9)

¡¡PIÉNSALO!!

 

 

2 comentarios sobre “Incredulidad, generación tras generación

  1. Gracias Pastor. Sigamos proclamando la palabra de Jehová estemos donde estemos y seamos como seamos. Porque ¿quién de nosotros puede decir que es perfecto y sin mancha? Bendiciones Pastor.

  2. LO HACEMOS EN TODO MOMENTO, CONTANDO LOS TESTIMONIOS, QUE CREO SON LAS EVIDENCIAS MAS CLARAS. AMÉN!!
    GRACIAS PASTOR Y BENDICIONES!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *