Testigos de Cristo

…y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. [versi]44 1:8[/versi]

Este es el mandato que les dio el Señor Jesucristo, a sus primeros discípulos poco antes de ascender a los cielos: que fueran sus testigos.

Porque un testigo es la persona que por haber presenciado un hecho, puede dar testimonio de ello. Y sus discípulos presenciaron durante tres años y medio, además de la enseñanza que recibieron, maravillas, sanidades y milagros, hechos por su maestro Jesús.

Pero no era solo para los primeros discípulos el ser sus testigos; para nosotros también, si es que en verdad nos consideramos discípulos suyos.

Ya que, ¿Quién no ha sido testigo del poder de Dios? Por ejemplo: del cambio efectuado por todos aquellos, que el Señor ha tocado su corazón; quizá, de liberaciones tanto de ataduras espirituales como naturales. De alguna sanidad, y tal vez de algún milagro o de algo en que nos haya sorprendido gratamente el Señor.

Así que, es primordial dar a conocer y testificar en cualquier lugar, todo lo que concierne a nuestro Señor Jesucristo y a su doctrina; además de lo que hayamos visto con nuestros propios ojos y lo que también con nuestros propios oídos, hayamos oído sobre Él y de Él.

Porque: El testigo verdadero libra las almas. [versi]20 14:25[/versi]

¡¡PIÉNSALO!!

Un comentario sobre “Testigos de Cristo

  1. Es cierto que tendemos a olvidar nuestro papel como testigos. Creo que Jesús definió muy claramente el papel de los testigos cuando fue interrogado por el Suma Sacerdote:

    Jn 18:19:Y el sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina.
    18:20 Jesús le respondió: Yo públicamente he hablado al mundo; siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en oculto.
    18:21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregunta a los que han oído, qué les haya yo hablado; he aquí, ellos saben lo que yo he dicho.

    De tal forma que todo el que “haya oído” se convierte en testigo de algo. Y con esta frase Jesús trasladó la responsabilidad del testimonio de ahí en adelante a todos cuantos tuvieran conocimiento de sus palabras.
    Gracias por recordarnos y alentarnos mediante estos mensajes a perseverar en nuestra vida.
    Un abrazo en Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *